Dolor en el muslo del océano,
mientras suena una música de tintura oscura.
Hay una penumbra de tintero
que baila con besos recién almidonados.

Gontzal Dïez