Allí, en la felicidad de las esquinas,
donde las lluvias se encauzan,
donde las paredes soportan el peso de mil patas y litros de aguas oxidadas