Páginas y brocas te las regalo para que tus nieblas puedan escapar por donde decidas taladrar, piensa siempre que el sudor es más salado que las lágrimas.