Ese cuchillo llamado fragilidad
El cubierto de más quilates es capaz de partir tu cuerpo en dos mitades con la brisa que provoca tu mano antes de intentar cogerlo.