BLANCO.

Verónica Delgado. 2015

No discierno entre el blanco y sus discípulos.

No me refiero a las madres
ni a sus senos
ni a la atroz vigilancia de una lápida.

Nada sé de las manos y los hijos
ni de la arruga espectral que espanta mi mirada en un espejo.
Me asusta el blanco y punto:
y esa posibilidad de jaque mate
como de hielo azul frente a un disparo.

********

En la habitación de los espejos

hay miedo y cuerpos fragmentados

pero no revelaciones

la verdad continua impenetrable

como cuando digo no

y pienso que en realidad

todo da igual.

****************

Entre alcantarilla y acantilado

Elijo alcantarilla

Agua sucia

Lluvia

Sumidero