Llovía sin delicadeza.
El cielo parecía torturado
y había un olor a coágulo de nube.
La calle se convirtió en río.

Gontzal Dïez