La fragilidad está llena de tantos huesos, tantas manos, sonrisas y luz,
que demolería rascacielos con aviones de papel