Frente al rey derrocado
rumian las sonrisas nuevas.
Guerrero difunto bajo el sol,
la luz lame tu corazón de bronce
buscando una campana.
Pero no existe.
Sólo hay una oquedad de vértigo.

Gontzal Díez