Hace años conocí a un monje en Assuan que me contó su secreto,
jamás bebió líquido alguno, ni siquiera en el vientre de su madre.
Cuando vio el mar por primera vez no pudo llorar