Ausculta tu nada automática.
Verás que allí, donde la oscuridad devora al silencio,
el estruendo revienta espejos y tímpanos