De piedras y cuchillos, alientos de silencio por vena albina