El sexto día, dicen, acabó la creación
y sus impulsos.
No es cierto, ustedes lo saben,
aunque vivan en un miércoles eterno.

Gontzal Díez