En una interminable secuencia del propio rostro deformado por cremalleras, las bocas desaparecen quedando ocultas, esclavos del silencio, callados domésticos que velan esperando un rescate que descorra su mutismo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.