En esta ciudad fortificada de nubes
hay un árbol con azadas y tijeras en sus ramas.
No nombraré los otros prodigios
que allí se muestran
porque la codicia de los leñadores
es siempre inmensa.

Gonzal Díez