El grado de mediocridad se marca por la distancia que nos aleja la naturaleza.