Los gritos mas fuertes no vomitan decibelios.
Los gritos mas fuertes no son munición adecuada.

Solo me queda el fusil de asalto para remar contra las corrientes que me alejan de la arena.
Antes de partir, ya me hablaron de la existencia de playas de calibres imposibles.