La medida, eso que solo algunos ángeles conocen.
De Tempestades sin medida llueven ángeles que venden paraguas a huesos mojados.