Te presto mis nieblas, al despertar verás una montaña de alas estampadas contra el cemento, no te asustes.