Rema vientos y recoge las plumas.
Bebe palabras de aluminio hasta reventar cartílagos y recomponer tus alas.