El Paisaje de la Memoria 1992 – 2017
El diseño espacial del Hospital Virgen de la Caridad se ha inspirado en las condiciones propias de lo doméstico, subjetividad y cuidados, con la intención de que los usuarios, en sus tiempos de estancia, disfruten de un ambiente afectivo y familiar. Un planteamiento transversal y permanente que recorre: las decisiones arquitectónicas, las soluciones del equipamiento y la implementación plástica.
Las esculturas que acompañan a la arquitectura del hospital corresponden al trabajo íntegro que durante 25 años el artista Lidó Rico dedicó a esta serie de resinas, que ahora se presentan dispersas por todo el Hospital ofreciéndose como una obra total pero distribuida.
Espacios de esperanza que narran y condensan historias de superación, pensamientos catalizados que se encierran en minúsculos contenedores esperando que el visitante logre desvelar su misterio, cada una de estas obras nos invitan a acercarnos y reflexionar.
Antigüedades, simbólicos objetos, elementos reales de la naturaleza y personajes que aunque anónimos los sentimos cercanos se funden en pequeños espacios cargados de vida.
Las obras desprenden optimismo, anhelos de superación y confianza, paisajes que nos llenan de energía gracias a la fuerza y vitalidad que se libera de cada uno de estos pequeños universos.
Arquitectura y Arte Contemporáneo se dan la mano para acompañar al espectador en un viaje donde la sorpresa puede surgir en el momento más inesperado.