Estirando los cables del sueño, allí donde el combustible de la ausencia huele a líneas de neumáticos quemados