En lo alto, la piedra es la piel
de un gran lagarto que no a logrado aún mudar;
es la arrogancia, pero también la arquitectura de lo simple.
Se reúnen los silencios,
se sientan junto a mí.
No tengo nada que reprocharles.

Gontzal Díez