(..) Dante considera la individualidad como una forma de eternidad. Dante es la humanidad, un pecador que nos representa a todos, ahí casa con mi visión sobre el hombre y ese concepto que siempre ha defendido mi trabajo sobre que un hombre son todos los hombres, sin importar edad, sexo o condición. Todos compartimos un mismo envase, solo nos diferencia el contenido que es donde está el pecado. La arrogancia, la soberbia, la ausencia de respeto y la poca empatía hacia el prójimo, me ha llevado a pensar que posiblemente seamos uno de los mayores errores de la naturaleza.