El bucle de máscaras
en que nos hemos extraviado,
el roer de lo caduco
y la agónica obsesión de un número
nos condenan a flotar en la ruina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.