Cuando las comedias negras sondean hasta la más cerrada oscuridad, las voces de los condenados se elevan desde sus profundidades