Existen algunas frutas huecas
donde viven los sueños.
Es por eso que quienes las muerden no encuentran
nunca respuestas a sus quimeras,
pero, en cambio, hayan la paz de los hambrientos.

Gontzal Díez