Nuestra existencia es un completo misterio, una madeja casi imposible de desenmarañar, de nosotros depende buscar ese hilo que nos ayude a comprender para descifrarla, tengo la certeza que siendo conformistas solo conseguiremos abrazar un cielo lleno de silencio, el arte contemporáneo no da soluciones pero sí plantea preguntas, la comodidad, lo fácil, me resultan obscenamente alejados de la verdad, el arte se debe a su presente y aunque nos ha tocado vivir en una sociedad hueca, nos dejamos llenar de contenidos hasta la médula, nos pensamos libres y conectados por la tecnología, creemos estar con todos, en todas partes y en realidad no somos más que una torpe arqueología de nosotros mismos, más primitivos que nunca, cada vez más alejados del afecto y de la sorpresa, esclavos del miedo por no ir a la velocidad correcta.