Los lugares no nos pertenecen.
Tampoco nosotros pertenecemos a ellos.
Es difícil reconocerlo
pero una vez sabido
La nostalgia no se muestra menos dañina.