Nuestro cuerpo está construido de masa, miedo y memoria.
La sociedad las fricciona y manipula formando una pasta, una especie de betún de color sucio e indefinido donde se diluyen todos nuestros valores.
El peso de lo esencial se estratifica llegando a lo más hondo y profundo terminando por desaparecer.