© COPYRIGHT 2016. LIDÓ RICO

TU CUERPO ES UN CAMPO DE BATALLA

Lidó Rico ha entablado con su cuerpo una espartana investigación fenomenológica. Constantemente construye vulnerables encuentros con su irreductible yo, al dejar impreso sobre moldes de escayola las huellas de un -su- cuerpo al que somete a una tortura física brutal…
Estas “ obras corporales” podrían ser tomadas como performances por su carácter de gesto efímero y por la convivencia de la ejecución junto al proceso, pero el trabajo de Lidó se desarrolla en un ámbito contaminado entre la escultura, la performance y la instalación,
Enfrentándose a su propio hecho artístico como a un continuo experimento solitario. Su discurso es el de los gestos condensados y dramatizados, un “ansia de vivir lo que todavía no es”…

Los personajes de Lidó tienen algo de beckettiano, enmudecidos a pesar de su emotividad incomunicable; atrapados en un mundo blanco de presencias fantasmales, terribles, violentas y convulsas, a merced de tumultuosas pasiones, prontas al exceso. Lidó convoca un mundo desnaturalizado que sólo obedece al reclamo de los impulsos, donde se diluye cualquier vestigio de autocontrol. Su rectificación de los límites atañe también al espacio, “nuestro cuerpo no está ante todo en el espacio: es del espacio” que diría Merleau-Ponty. Así nunca sabemos si su histriónica presencia se adentra en la pared o surge de ella, emergiendo y desapareciendo en histérica tortura. Las blancas resinas, finalmente convertidas en protagonistas absolutas, buscan y atrapan una intencionalidad tendente al mundo de la experiencia trascendental, como si se materializaran al grito husserliano ¡a las cosas mismas! en un presente continuo que resignifica su misteriosa realidad.